Progresión temática


 

Progresión temática

Prof. Marina Menéndez

Antes de comenzar, revisemos algunos conceptos clave de la lectura y la escritura. Un texto es una unidad de sentido: es una unidad porque constituye en sí mismo un mensaje completo que comunica un sentido. Un texto puede ser tanto una sola palabra (como los carteles “Silencio” en los hospitales), una frase (“Descienda por la puerta trasera”), una noticia, un ensayo, una novela, etcétera. Entonces, olvidemos esa errónea definición que dice que un texto es un conjunto de palabras. Si recortamos palabras y las pegamos una detrás de la otra, tendremos un conjunto de palabras, una secuencia incoherente o un poema dadaísta. Pero no un texto creado con la intención de transmitir un sentido. Un texto tampoco es un “conjunto de oraciones”.

Un texto es un entramado de ideas conectadas. Un texto está constituido por ideas que forman un todo coherente. El sentido de un texto se construye a través del encadenamiento lógico de ideas. El desarrollo de las ideas en torno a un tema o asunto presenta una estructura (en toda estructura hay una lógica, un orden…  que no hay en un “conjunto”). A esa estructura se la denomina macroestructura o estructura global del texto. Las ideas, que podemos empezar a llamar proposiciones, se expresan en oraciones. Las proposiciones se van encadenando a través de diversos tipos de conexiones. Estas conexiones pueden ser  temporales (principalmente en los textos narrativos) o lógicas (causa-consecuencia, problema-solución, generalización-excepción, contraste, comparación, etc.). En un texto lingüístico (oral o escrito) ese encadenamiento lógico, esa conexión entre ideas se desarrolla de manera lineal. Ese desarrollo de las ideas implica que a medida que vamos leyendo un texto, vamos incorporando información y vamos comprendiendo el sentido que el autor nos quiere comunicar.

La información que voy adquiriendo mientras leo se transforma en información ya conocida a medida que avanzo en el texto. Esta sucesión entre la información ya conocida o dada y la información nueva (que una vez incorporada se transformará en información conocida) se denomina progresión temática. Desde una perspectiva semántica, denominamos tema a la información conocida y rema a la información nueva. A un mismo tema podemos añadir uno o varios remas. Veamos un ejemplo:

La torre Eiffel tiene 330 metros de alto

Suponiendo que el lector ha oído hablar de la torre Eiffel y que solo sabe que se encuentra en París, la información nueva (el rema)  es que mide 330 metros.

La torre Eiffel tiene 330 metros de alto y fue inaugurada en 1889.

En este caso tenemos un tema (la torre Eiffel) y dos remas: que mide 330 metros y que fue inaugurada en 1889.

La torre Eiffel, construida por el ingeniero Gustave Eiffel, tiene 330 metros de alto y fue inaugurada en 1889.

Aquí, se suma otro rema: la construyó el ingeniero francés Gustave Eiffel.

La estructura semántica (es decir, de sentido) que tenemos hasta el momento se puede graficar así:

profresion tematica 1

Añadimos información:

La torre Eiffel, construida por el ingeniero Gustave Eiffel, tiene 330 metros de alto y fue inaugurada en 1889, año del centenario de la Revolución Francesa.

Aquí, un rema (1889) se convierte en tema (información conocida) sobre el que se informa algo nuevo (rema): en 1889 se cumplieron 100 años de la Revolución Francesa.

progresion tematica 2

Algunos autores prefieren los conceptos de tópico y comento en vez de tema y rema respectivamente.

Muchas veces el tema coincide con el sujeto de la oración y el o los remas con las partes del predicado pero no siempre es así. En español y en la mayoría de los idiomas, la estructura típica de una oración es Sujeto-Verbo-Objeto (SVO): “Juan visitó a su tía”. Pero si quisiéramos destacar que Juan visitó a su tía y no, por ejemplo, a su primo, podemos colocar esa información al comienzo. Existen procedimientos sintácticos que nos permiten frontalizar (es decir, colocar al principio de la oración) información nueva: “A su tía, visitó Juan”. En este caso el tema (Juan) está al final mientras el rema (visitó a su tía) se ha movido al comienzo.

Mac Carthy y Carter destacan la importancia de analizar la progresión temática para establecer la coherencia de un texto, ya sea que estemos leyendo o corrigiendo un texto propio. Señalan, por ejemplo, que si marcamos en un texto los temas de la progresión temática podremos saber de qué se trata un texto. Veamos un fragmento de esta entrada:

progresion tematica 3

Con solo echarle un vistazo, sabremos que ese párrafo habla sobre el texto, el sentido, el desarrollo de las ideas, etcétera. Marquemos ahora temas y remas en ese fragmento:

progresion tematica 4

Y el esquema de contenido quedaría más o menos así:

progresion tematica 5

Como podemos observar, la progresión temática de un texto nos ayuda a detectar los conceptos clave, captar las conexiones entre ideas, realizar un esquema de contenido (o mapa conceptual), comprenderlo e interpretarlo. Considero que los docentes que enseñamos a escribir, en la secundaria, en la universidad o en ámbitos profesionales, deberíamos  explicar qué son y cómo se materializan en un texto la coherencia, las conexiones (lógicas o temporales) y  la progresión temática para que sean internalizadas como herramienta útil para la lectura y la escritura.

 

Bibliografía

Calsamiglia, H. y Tusón, A. Las cosas del decir. Manual de análisis del discurso. Barcelona, Ariel, 1999.

Mc Carthy, M. y Carter, M.A. (1994) Language as Discourse. Perspectives for Language Teaching. Harlow: Longman.

Van Dijk, T. A. Estructuras y funciones del discurso. Madrid, Siglo XXI, 1980.

 

Entradas relacionadas

Escribir

El portfolio en la evaluación de la lectura y la escritura

E-portfolio sobre escritura

 

@Marina Menéndez

Si te fue útil esta información, comparte y difunde. Gracias 🙂

Anuncios

Ingresantes 2014 Universidad Nacional de la Plata


Inscripción al Programa de Apoyo para el ingreso a la UNLP

Cientos de futuros egresados de escuelas medias tendrán la posibilidad de tomar contacto con profesores universitarios para el dictado de disciplinas como matemáticas, lengua, física, química y biología, entre otras.

Los ejes temáticos del curso incluyen contenidos de física, química, biología, matemática y práctica de lectura y comprensión de textos académicos.

Cada alumno puede optar por inscribirse en una o más de las cinco materias que incluye el Programa de Contención. Los cursos comenzarán a dictarse en la segunda quincena de abril.

La inscripción para los estudiantes estará abierta hasta el viernes 19 de abril. Los interesados pueden anotarse personalmente en la oficina de Educación a Distancia de la UNLP, Edificio de la Presidencia, calle 7 nro. 776, de lunes a viernes de 13 a 17 horas.

En el segundo cuatrimestre, también a distancia

Desde la secretaría Académica de la UNLP adelantaron que a partir del segundo cuatrimestre de este año, el Programa de Apoyo incorporará la modalidad a distancia. Se trata de una nueva estrategia diseñada especialmente para aquellos alumnos de escuelas secundarias que viven a más de 40 kilómetros de la ciudad.

Más información aquí.

Siempre habrá poesía…


La poesía, que congrega o disgrega, que fortifica o angustia, que da o quita a los hombres la fe o el aliento, es más necesaria a los pueblos que la industria misma, pues ésta les proporciona el modo de subsistir, mientras aquélla les da el deseo y la fuerza de la vida.

José Martí

Hoy, viernes 16 de noviembre, se entregaron en la ciudad de La Plata los premios del III Concurso Provincial de Poesía “Ginés García” para “Jóvenes Poetas”, en el que participaron alumnos y docentes de toda la provincia de Buenos Aires. El concurso para jóvenes poetas está organizado por la Dirección General de Cultura y Educación en colaboración con la Dirección de Bibliotecas del Instituto Cultural, la Federación Provincial de Bibliotecas Provinciales y familiares del poeta Ginés García. Las poesías ganadoras serán publicadas en versiones impresa y digital.

imagen de entrega de premiosTuve la satisfacción y el privilegio de ser elegida docente de referencia por Pablo Bezus, alumno de la escuela secundaria N. 33 (ex Normal 2) de La Plata, cuya poesía “Palabras y ciervo”fue premiada en el concurso. Como persona, como docente, como enamorada de la literatura que abre los ojos, me siento feliz de que se generen estos espacios en los que, más allá de los premios, se escuchen las voces de jóvenes que mantienen viva la poesía y la palabra en medio de una sociedad que cada vez más reduce el lenguaje a la chabacanería mediática y jibarizante. Como afirma Ivonne Bordelois: «la poesía subsiste siempre, cualesquiera sean las circunstancias, porque es la chispa más interna, el latido más profundo del lenguaje, su sol subterráneo y necesario».

Mis felicitaciones a Pablo, que es alumno de 6° 6°, curso integrado por un grupo humano admirable con quienes he compartido dos años y a quienes agradezco su frescura, alegría y confianza. . Ellos son (el orden es solo alfabético): Ana, Antonella, Ariana, Caro, David, Denisse, Elías, Emiliano, Florencia, Heliana, Iván, Jennifer, Maricel, Micaela S. , Micaela B., Nadia, Nelson, Pablo y Ramiro.

 

Referencias:

Bordelois, Ivonne (2005). El país que nos habla. Buenos Aires: Sudamericana.

 

¿Les gusta leer o escribir poesía? Los invito a compartirlas en la sección de comentarios :=)

Guía para la autocorrección de monografías


Guía para la autocorrección de la monografía

AUTORÍA y RESPONSABILIDAD INTELECTUAL

  • ¿La monografía ha sido elaborada en su totalidad por el alumno responsable?
  • ¿La monografía no ha transcripto sin citarlo fragmentos extraídos de material impreso y/o digital?
  • ¿Se han indicado claramente las citas de otros textos y los autores de las mismas?
  • ¿Las obras consultadas provienen de fuentes fiables? ¿Tienen un autor (persona o institución)?
  • ¿Comprende que al transcribir fragmentos de otras obras, cualesquiera sean sus fuentes, sin citar a sus autores se comete el delito de plagio y es susceptible de sanción?

FUNCIÓN

  • ¿Responde el trabajo a las instrucciones y consignas docentes?
  • ¿El tema ha sido tratado según la metodología sugerida en clase (planteo de una tesis de lectura, análisis crítico de la obra y desarrollo de la tesis, conclusión?

COHESIÓN Y COHERENCIA

  • ¿Cumple el texto con los requisitos mínimos de corrección lingüística: ortografía, puntuación, uso correcto de tiempos verbales, conectores, referencias personales, conexión lógica entre ideas, etc.?
  • ¿Se ha utilizado un registro formal acorde a los textos académicos?
  • ¿Se ha utilizado un léxico preciso y apropiado?

 

FORMA Y ESTRUCTURA

• ¿La monografía sigue la estructura introducción, desarrollo y conclusión?

• ¿Se han incluido los paratextos esenciales (índice, títulos, subtítulos, referencias bibliográficas)?

• ¿Concuerdan los títulos y su numeración en el índice?

• ¿Las referencias bibliográficas respetan las normas usuales (sistema anglosajón)? (ver la guía para la elaboración de referencias bibliográficas) ¿Están completas?

 

CONTENIDO

  • Introducción

¿Plantea con conceptos claros y precisos el tema que se aborda?

¿El tema principal de la monografía está expresado a través de una frase nominal?

¿Expone de forma clara y precisa el objetivo del trabajo (analizar, comentar, proponer una interpretación, refutar una interpretación, comparar, etc.)?

¿Expone de forma clara y precisa la tesis/hipótesis de lectura?

¿Adelanta los principales argumentos que se desarrollarán en el cuerpo de la monografía?

¿Incluye el estado de la cuestión (también denominado estado del arte o actualización del tema)?

Recuerden que tanto el estado de la cuestión como las citas que incluyan dan rigor científico y académico a su trabajo y son pruebas de que han realizado una investigación del tema antes de redactar la monografía.

  • Desarrollo

¿Desarrolla su opinión de manera gradual?

¿Las ideas están ordenadas por orden de importancia y de acuerdo con su conexión lógica?

¿Cada párrafo desarrolla una idea principal y sus correspondientes ideas soporte?

¿La idea principal de cada párrafo está expresada de forma clara y precisa en la primera oración de cada párrafo?

¿Las ideas principales de cada párrafo se corresponden con los argumentos planteados en la introducción?

¿Se han utilizado ejemplos y/o citas de la(s) obra(s) analizada(s) para ilustrar las ideas?

Recuerden que las citas de hasta dos renglones se incluyen en el cuerpo del texto y entrecomilladas. Las citas más extensas se colocan en párrafo aparte, sin comillas y con márgenes más amplios que los del cuerpo de la monografía. En ambos casos, las citas deben ir seguidas de la referencia bibliográfica (autor, nro. de página).

¿Los párrafos están conectados entre sí a través de ideas-enlace?

¿Las ideas desarrolladas giran en torno al eje del tema principal?

¿Las ideas desarrolladas funcionan como soporte/argumentos de la tesis propuesta?

¿Los enunciados están correctamente modalizados de acuerdo con el grado de certidumbre (afirmación, posibilidad, probabilidad, condicionalidad, etc.)?

¿Existen falacias lógicas en el desarrollo de las ideas?

¿Se ha utilizado a lo largo de toda la monografía una misma persona gramatical, ya sea la primera del singular o del plural, para los enunciados personales (por ej. Considero/Consideramos que…, Entiendo/entendemos que…, Según mi/nuestro punto de vista…, etc.?

¿Las diversas voces del texto están claramente identificadas?

¿Se ha utilizado cierta variedad de verbos de decir para introducir enunciados referidos/citas (por ej. X considera /arguye / sostiene/ afirma /niega / propone / postula / indica / cuestiona / admite / subraya /etc.)?

  • Conclusión

¿Se reitera el tema principal del trabajo?

¿Se retoman y resumen las ideas principales de la monografía?

 

 

Pueden descargar esta guía en formato pdf haciendo click Guía para la autocorrección de monografía.

 

Referencias bibliográficas


Cuando investigamos un tema, ya sea por curiosidad o para elaborar un trabajo escrito, consultamos diversas obras (libros, revistas, diccionarios, enciclopedias, páginas web, videos, etc.). Es conveniente llevar un registro con los datos de todas las fuentes que consultamos, especialmente de aquellas que citamos en nuestro trabajo, para facilitar la tarea de redactar las referencias bibliográficas.

A continuación les dejo una guía con las principales normas que se utilizan.

View more documents from Marina Menéndez
También pueden ver el material en este enlace.
Para descargar el material hagan click en:
Normas de referencias bibliográficas

Escribir


Por Marina Menéndez

Descargar entrada en PDF

Escribir es:

Un proceso cognitivo que se aprende y se desarrolla: a escribir se aprende. Lleva tiempo y esfuerzo. Necesitamos personas que nos guíen y nos ayuden. ¿Cómo se aprende? Leyendo. Leyendo. Leyendo y practicando la escritura. Es un proceso porque está constituido por diversas etapas sucesivas y recursivas (ya veremos sobre este tema más adelante). Es un proceso cognitivo porque involucra el pensamiento, las ideas, y habilidades mentales (como seleccionar, ordenar, jerarquizar, clasificar y categorizar conceptos e ideas).
Construir un texto con un objetivo determinado: siempre que escribimos, escribimos para algo, para lograr algo: para estudiar, para resumir ideas de otro texto, para brindar información, para explicar un proceso, para describir las etapas de un proceso o las partes de una máquina, para expresar nuestra opinión y convencer al lector, para relatar una historia, etc. Ese propósito u objetivo general es el que va a guiarnos mientras planeamos, escribimos y revisamos y va a ser el criterio principal para decidir si lo que queremos decir y el modo de decirlo son correctos y adecuados.
Construir un texto coherente:  las ideas deben presentarse organizadas, jerarquizadas y conectadas lógicamente. tenemos que lograr que el texto fluya naturalmente, que el lector pueda deslizarse sin tropiezos ni obstáculos por el flujo de nuestras ideas. de esta manera, el lector podrá comprender nuestro texto, es decir, interpretar el sentido. Si construimos un camino sin un objetivo (meta) claro y lleno de baches, badenes, bifurcaciones y obstáculos puede que sucedan dos cosas: o el lector se cansa y abandona nuestro texto o bien nunca podrá alcanzar la meta (comprender el sentido).

Escribir no es:

Volcar palabras en el papel: cuando hablamos con alguien no solo escuchamos lo que dice sino que también obtenemos información de los gestos, el tono de voz, la entonación de las frases, etc. y además, si no comprendemos algo, tenemos la oportunidad de pedir aclaraciones, hacer preguntas o demostrar con gestos que no estamos comprendiendo. Esto no sucede en la escritura porque no la única información que tenemos es lo que está escrito y porque no hay posibilidad de preguntarle al autor qué quiso decir o por qué dijo lo que dijo. Por eso cuando escribimos tenemos que ser claros, concisos (no irnos por las ramas) y utilizar vocabulario y estructuras adecuadas. Hablar y escribir son dos actividades diferentes en varios aspectos. Por ejemplo, cuando hablamos vamos expresando verbalmente nuestras ideas a medida que las pensamos; cuando escribimos tenemos tiempo de planificar qué decir, en qué orden, de qué manera, con qué palabras, etc. Resumiendo: escribir no es volcar en papel, es decir, no es simplemente poner por escrito lo que diríamos en una charla. Tampoco es volcar palabras; un texto no está conformado por palabras sino por conceptos e ideas. Sería como decir que un ser humano está formado por átomos o por células.
Copiar y pegar fragmentos de otro(s) texto(s): Si copio y pego (o transcribo) no elaboro nada, no construyo nada. Tampoco sirve cambiar unas palabras por otras. Cuando los profesores les pedimos que se expresen con sus propias palabras, no les pedimos que reemplacen algunos términos de un texto por sinónimos sino que reformulen una idea. ¿Qué es reformular una idea? Captar el sentido de un texto (o de una frase) y expresarlo de otra manera. Siempre cuento en mis clases la anécdota de un alumno que escribió en un examen: “A Rosas le dieron las universidades maravillosas“. En este caso, facultades extraordinarias es un concepto que no se puede reemplazar por sinónimos que aparecen en el diccionario para cada una de las dos palabras. En el diccionario encontramos los significados de las palabras; en los textos comprendemos el sentido de las palabras de acuerdo con el contexto en el que están utilizadas y con la función que cumplen en ese texto en particular.

Hacer una lista de ideas: un texto es una unidad de sentido, es decir, las ideas que lo conforman están relacionadas y conectadas entre sí de manera tal que no sobra ni falta nada. La palabra texto tiene el mismo origen que textura: la trama de los hilos entretejidos que conforman una tela. Cuando miro un trozo de tela, no veo los hilos sino una superficie con un diseño particular. Cuando la trama está  mal tejida o se rompe o deshilacha el tejido, se nota y la tela no sirve. Lo mismo sucede con los textos: si las ideas no están entretejidas coherentemente, no se entiende el sentido. El texto no es un conjunto de retazos hilvanados, es una trama de ideas.

A %d blogueros les gusta esto: